22295
post-template-default,single,single-post,postid-22295,single-format-standard,qode-social-login-1.1.3,stockholm-core-1.1,select-theme-ver-5.1.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
Casa de Cultura Galega, Madrid, 2019

¿En qué te inspiras para crear tu arte?

Quizás sea una de las preguntas que más le hacen a los artistas: ¿En qué te inspiras para crear tu arte? Y no es una cuestión fácil de responder. Hay artistas que la buscan durante toda su vida, otros, nunca la llegan a encontrar. Los viajes, una fotografía o incluso algunos olores pueden ser caldo de cultivo para las creaciones de cualquier artista. Hay quien busca la inspiración y hay a quien le llega, porque no hay reglas para hacer arte (y menos mal que nadie las busca).

Casa de Cultura Galega, Madrid, 2019

En mi caso, “pinto para conocer y conocerme, es la parte más emocional de mi diario no escrito”, tal y como versa mi biografía. Observar, pasear o adentrarme en fragmentos urbanos son hábitos que me seducen. Soy voyeur y, más tarde, relatora, con mis pinceles como herramienta.

Aunque mentiría y si dijese que no hubo alguna figura que, no sólo por su estilo artístico, sino por lo que me transmitió su discurso, experiencia y visión de la vida, me han influido a lo largo de mi carrera. Una de esas personas, es el pintor Antón Pulido.

Con una larga trayectoria como pintor, profesor y, tras ostentar cargos como el de director general de Cultura de la Xunta de Galicia y, más tarde, director del Centro Galego de Arte Contemporánea, Antón Pulido es un alma de creación lírica, colorista y con un punto expresionista. He tenido la suerte de ser su alumna y de él aprendí a amar el arte y la libertad que ésta te da.

Pintura de Antón Pulido, quien me inspira

Su obra se suele vincular con escuelas germanas de postguerra. En sus cuadros, se pueden observar dibujos esquemáticos, casi bocetos, en los que usa colores intensos y de gran contraste. Las figuras de sus obras, siempre solitarias, “cumplen su destino de una forma irrevocable. “Hay alegría y color en mis cuadros, pero las personas están solas”, reflexiona en una reciente entrevista.

Obra de Antón Pulido. Quien me inspira

Ahora, en una etapa de su vida en la que ya está jubilado de su faceta docente, se dedica de lleno a su verdadera pasión: pintar. “Por encima de todo, lo que me interesa es devolverle la emoción al arte”, ha confesado en más de una ocasión. Su trayectoria y frenesí en su trabajo como pintor lo convierten en un referente para casi cualquier persona que encuentre en la expresión artística un canal de comunicación. ¡Gracias, Antón!